Programa #4, con Pani Trotta (video y transcripción)

Co-conductora: Daniela de Lucía

Si querés ayudarnos a mejorar podés responder una encuesta.

D: Daniela
P: Pani Trotta
L: Leo

L: Hola buenas tardes, soy Leo Piccioli y estamos en el cuarto episodio del programa No Puedo Creer que me Hagas Escuchar la Radio con Daniela De Lucía acá al lado y un invitado increíble que hace estos rolls de canela que los tengo acá adelante, no sé si los están viendo pero son fantásticos; ah no, vino una invitada increíble que es Pani Trotta que está acá a mi derecha a quien vamos a entrevistar, vamos a torturar y como premio al final de todo vamos a sortear entre nosotros dos los rolls de canela, ¿te parece Dani?

D: Sí, me parece. Bienvenida Pani, un placer tenerte aquí.

P: Muchas gracias, para mí es un placer estar acá con ustedes.

L: Fantástico, voy a contarles un poquito quién es Pani. Nos conocimos hace un par de años ya.

P: Hace un par de años sí.

L: Seguramente por algún conocido en el medio. Pani, vos sos de acá de Buenos Aires. Tu edad no la voy a decir pero la sé.

P: Cumplí ayer aparte, la podemos decir.

D: ¿En serio?, feliz cumple. No sabíamos.

L: Felices 25 años.

P: 25 exactamente…

D: Felicidades.

L: Bien, mirá qué lindo regalo.

P: 36.

L: 36…

D: Una baby.

L: Acá Martín me puso 35, se ve que lo hizo antes de ayer. Mirá qué error de producción terrible. Estudiaste Publicidad, ahora vamos a hablar de eso hace un ratito y organizabas eventos. En un momento cambiaste todo y ahora tenés… Yo tengo un problema: ¿qué es Pani? Más allá de tu apodo…

P: Yo tengo ese mismo problema porque todavía no sé.

L: ¿Son restaurantes, son livings, son confiterías? Iba a decir alguna palabra de viejo también, ¿cómo lo definís?

P: Pani es Pani, lo defino como Pani es Pani.

L: Me gusta, estás como ocupando, creando un genérico.

P: Sí.

L: Dame una Gillette, me voy a un Pani.

P: Sí, es que es así. Para mí lo resumo en que es una experiencia y es eso, es un living, es como el living de tu casa. Es un lugar para comer, es un lugar para pasar el rato. Pani es Pani.

L: Empezaste con un local, ¿en qué año?

P: 2010.

L: ¿Ahora cuántos locales tenés?

P: Medio como que perdí la cuenta pero más o menos en total son unos diez locales.

L: Tenés locales en lugares que están lejanos como en Asunción, abriste un local.

P: En Asunción, en Lima y estamos prontos a Miami.

D: Wow, qué lindo.

L: Estas re loca.

P: Si re.

L: Yo Asunción, Lima lo conozco, a Miami voy a tener que ir.

D: Vamos a ir a visitar Pani Miami definitivamente.

L: Conozco varios de acá de Capital, conozco el de Rosario también. No son todos propios ahí, es una franquicia también.

P: Sí, tengo propios y franquicias.

L: Lo que a mí me llamó la atención de Pani es que uno entra a Pani, ¿puedo decir que es un local barroco? No sé si es barroco pero es un local con mucha decoración. Con colores, muebles todos como distintos, llamativo. ¿Eso lo decidiste vos?

P: Sí.

L: ¿Por qué?

P: Porque Pani es Pani. 

L: Bien, ¿querés dejarnos un casette? La usamos.

P: No, todos los locales son diferentes: así como ves mezcla de sillones, estilo de muebles en cada local, cada local los diseño yo con obviamente ayuda de arquitectos, trabajo con una diseñadora in house en la marca y como que le ponemos un título. Nos dicen vamos a ir a un local en tal lugar. Le ponemos un título a ese local, este local va a ser zoológico ponele y nos vamos para el lado de decorar.

L: Cada uno tiene un tema. ¿La gente reconoce ese tema cuando entra? Dice mirá qué animálico que es este local.

P: Sí, re.

L: Ahora la carta es la misma.

P: La carta es la misma, por país cambia un poco. Hay cosas según los países.

L: ¿De acuerdo a los gustos o a los productos?

P: A los gustos.

L: Pero tenés dulce de batata en todos los países.

P: Sí. 

L: ¿Es tu preferido el dulce de batata?

P: Sin duda.

L: ¿Cuántos postres tenés hechos con dulce de batata más o menos?

P: Cuatro más o menos.

L: Tortas.

P: Tortas.

L: ¿Cuál es tu postre preferido?

P: Una torta que se llama Mi Prefe, esa no tiene dulce de batata pero tiene ricotta, limón, dulce de leche, garrapiñada de nuez.

L: Si alguien está escuchando esto en su oficina.

P: Estoy dando hambre.

L: O está escuchando esto en el auto, o está escuchando esto en la casa y tiene la heladera vacía o casualmente no tiene una torta para ir a comer. Les pido mil disculpas, no solamente tenemos los rolls de canela acá que me estoy muriendo de ganas de probarlos sino que también trajiste una torta.

P: Traje tortas, varias porciones. 

D: Las famosas cajas de Pani; increíbles.

L: Ahora yo quiero entender algo: vos a tus 17 o 18 años elegiste estudiar Publicidad, ¿estás contenta con esa elección?

P: Sí, hoy sí. 

L: Contame cuándo no, yo voy a ir.

P: Sí, cuando estudiaba no porque no sabía para qué estaba estudiando lo que estaba estudiando. Como que sabía que no lo iba a ejercer y sabía que estaba estudiando por inercia. Entonces en ese momento no, hoy lo re agradezco y sé que me sirvió un montón. 

L: Dejame ir ahí, yo busco la crisis, el drama. ¿Por qué estudiaste Publicidad?

P: Porque no sabía qué carrera elegir.

L: Está bien pero el que no sabe hace Abogacía.

D: No, ni loca Abogacía. Yo no sabía qué estudiar y estudié Relaciones Públicas, la típica. 

P: Empecé con Relaciones Públicas y a los seis meses me cambié a Publicidad.

L: Las dos estudiaron en la misma universidad.

P: ¿En serio? UADE…

D: UADE…

L: No sabías qué hacer y te atrajo Publicidad porque tenía onda, porque era como divertido. 

P: Empecé con Públicas, lo primero que hice fue Públicas cuando no sabía qué hacer y duré seis meses en Públicas y sí, como que Públicas me aburrió estudiar. Publicidad lo veía más por el lado que tenía materias de creatividad, como que tenía una carrera más dinámica y con más espacios libres ponele para dejar volar.

L: ¿Eso qué te imaginabas?, ¿lo fue la carrera después?

P: Sí, en lo que yo buscaba sí. La UADE es espectacular, a mí me encantó estudiar en la UADE pero sí es mucho más académica que un terciario ponele de Publicidad.

L: ¿Cuánto dura la carrera y por qué la terminaste si no querías?

P: 4 años. No, no porque me enganché, o sea me gustó estudiar, me gustaba estudiar pero no sabía cómo; cuando estudiaba decía pero si yo no voy a ejercer esto. Como que estoy estudiando pero sé que no lo voy a hacer. 

L: Ahora me dijiste que hoy sí estás contenta. 

P: Sí.

L: Volvamos atrás en el tiempo a tus 17 años. No sé si lo aclaré antes, Eliana, te dicen Pani…

P: Sí.

L: Desde chiquita.

P: Sí.

L: Te encontrás con Pani de 17 años y le vas a dar un consejo: ¿qué consejo le darías?

P: Que haga lo que ella siente, quiere y que no escuche a nadie más que a ella. A nadie.

L: Bien y eso me deja como picando una cosa tan drama de vuelta. ¿Escuchaste mucho a otra gente?

P: Sí, cien por ciento.

L: Por una cosa que tenemos muchos de tratar de agradar, de dejar a todos, de hacer lo que se espera de nosotros. 

P: Y cuando sos chico es como que estás en pleno desarrollo de todo, ¿no?, desarrollo mental, todo es aprendizaje. Y aprendés de lo que tenés alrededor y es como te dejás llevar por lo que te dice uno, por lo que te dice el otro y sí, escuchaba demasiado.

L: A ver, hay alguien de 17 o 18 años escuchándonos ahora que le está pasando exactamente eso y te acaba de escuchar pero ¿qué le dirías para reforzarlo, para que pueda ser más feliz más rápido? 

P: Que descubra realmente eso que le gusta, que se lo pregunte genuinamente y realmente qué es lo que le gusta y que sea, no sé, me gusta hacer pulseras. Y uno dice tengo canutillos y hago pulseritas, ¿a quién le voy a vender las pulseritas? No importa, enfocate en eso que seguramente lo vas a hacer de diez porque es lo que te gusta y lo vas a desarrollar y si te enfocás en eso seguramente que lo vas a hacer rendir de la manera que tenés. Como que todo el camino te sale de lo que tenés adentro, te va llevando. Si respondés a lo que querés.

L: ¿Te pasó eso con la cocina?

P: Sí, siempre.

L: Vos cocinás de chiquita.

P: Sí.

L: Y disfrutás cocinar.

P: Sí, hoy ya no cocino tanto, lo tengo que decir; antes cocinaba más.

L: Ahora tenés un montón de gente que cocina, entre comillas, a tus órdenes, ¿no?

P: Sí…

L: Con tus indicaciones. ¿La carta la fuiste inventando vos?

P: Sí, siempre.

L: Me habías contado una vez que están los fideos preferidos de tu marido.

P: Le hice una vez en casa y quedaron en el menú. El menú de Pani es un poco así. Se hace en casa y después va al local. 

L: Acá en LinkedIn hubo una pregunta puntual, debés haber pensado en esto, hay gente con necesidades alimenticias especiales, celíacos por ejemplo, ¿tenés planeado o tenés una solución para que alguien celíaco pueda disfrutar de esa experiencia?

P: Sí, tengo soluciones que no son made in Pani lamentablemente porque no tengo una cocina independiente, necesitaría una cocina independiente, lo cual a mí me encantaría tener un Pani celíaco, cien por ciento celíaco. Lo que sí tengo son productos celíacos que los tercerizamos. O sea compramos un producto y te lo damos envuelto todo.

L: Independiente pero en la cocina no podrías hacer, sería demasiado.

P: No podría, hoy no tengo una cocina independiente que no tenga contaminación.

L: ¿Te pasa eso con otros grupos de gente? Tal vez alguien que necesita baja lactosa.

P: Sí. Hoy por ejemplo incorporé productos veganos; tengo una oferta de productos veganos. Tengo en lo que son bebidas tengo en la oferta leche de almendras como una alternativa que no sea leche pero sí, intento como ir, intento estar atenta a la demanda de los clientes a ver qué necesitan y adaptarme. El menú de Pani te dice, cada plato te dice apto para quién es. Hay gente alérgica a los frutos secos, te dice que tiene frutos secos. O sea cada ítem te dice.

L: Eso es algo que es interesante porque el otro día fui a ver a alguien que decía que antes no había, es como que antes no había gente celíaca, no había gente con alergia al maní, no había gente con necesidades de no tener lactosa, de no comer lactosa, o sea sí lo había pero no lo sabíamos. 

P: Sí…

L: Debe ser un desafío muy grande para la gastronomía eso. O sea yo veo muchos restaurantes, muchos bares que no tienen nada preparado.

P: Y también tiene que ver con la capacidad de uno de ir creciendo y adaptarse a los tiempos también modernos que son un poco así de que un día vamos para un lado y otro día para el otro. A mí antes me decías tenés que tener algo vegano y yo: no, no. Y después me pasó a mí que, pero no decía no, lo estoy diciendo como una manera capciosa y no era no de capricho. Decía no porque es imposible que en Pani tenga algo vegano, ¿cómo hacemos tortas sin huevo? Después me pasó a mí que fui mamá hace dos años y cuando tuve a Matilda le daba de amamantar y Matilda era intolerante a la lactosa entonces yo hacía una dieta especial, hacía una dieta vegana y ahí entonces dije tenemos que tener una propuesta vegana y ahí fuimos adaptando todo. 

L: Ahora vamos a temas de management un poquito. Vos estudiaste Publicidad pero de repente te encontrás liderando una cadena de restaurantes, pero te gusta cocinar, pero dejaste de cocinar.

P: Sí…

L: ¿Cómo te sentías cuando vos estabas más en el día a día? 

P: Es algo que pienso todos los días porque yo decía mi sueño era tener un lugar chiquito donde yo pudiera atender y recibir a la gente como en mi casa y el camino me llevó de repente a pararme como la líder de la empresa y hoy Pani, directamente lo que es la empresa Pani tenemos 160 empleados. Pero Pani contando la franquicias y todo, le damos trabajo a alrededor de 350 personas y la cara también de la marca soy yo. Me fue llevando la marca y el camino de la marca a pararme como líder y es algo que lo voy desarrollando todos los días y voy aprendiendo todos los días porque no lo leí en ningún lado eso.

L: ¿Qué es la parte que más te desafía, que más te está costando de eso?

P: Lo que más me desafía es ceder.

L: ¿Pero tenés conflictos como de este plato para vos se tiene que hacer de cierta manera?

P: Sí.

L: Y aparece el financiero y te dice…

P: Todos los días, es mi conflicto exactamente.

L: No, aparte conociéndote imagino el conflicto es quiero esto de altísima calidad y viene otro y dice pero nadie quiere pagarlo y entonces hagámoslo más chiquito, y las porciones…

P: Son así.

L: Ahora vos contrataste, tenés hace un tiempo a alguien, a un manager profesional.

P: Sí, Pablo.

L: Y eso generó, ¿te relajó, o te puso más tensa?

P: No, me puso más tensa.  Tenemos una relación de que nos peleamos todos los días y después nos arreglamos todos los días. Nos queremos un montón pero sí, es así, yo voy por un lado, yo vuelo y él viene y me baja. 

L: Es interesante, hay algo que aprendí en mi experiencia y viviendo otras situaciones que en general en muchos emprendimientos hace falta un volador, alguien que, en algunas situaciones es un vendedor ahí que vende no necesariamente humo, algo que no existe, pero casi.

P: Ilusiones.

L: Claro, alguien que dice vamos a hacer esto, está buenísimo y alguien que va atrás que generalmente no lo conocemos como nos pasa ahora.

P: Es Pablo.

L: Es menos conocido pero es el que hace que todo suceda. Como que terminan siendo un equipo en donde en puertas adentro probablemente pasa esto pero puertas afuera es un restaurante que al mismo tiempo tiene la calidad y tiene la rentabilidad que cada uno busca. Está bueno, es interesante. Ahora tengo otra pregunta molesta, vinimos a torturarte creo.

P: Sí, por favor.

L: En un comentario dijiste yo tenía pensado hacer un lugarcito en donde recibir gente, algo como íntimo. No dijiste la palabra íntimo, pero algo como íntimo, con tu estilo. Así lo describís cuando describís también tu restaurante que le ponés tu impronta. ¿Te imaginabas algo chiquito?

P: Sí.

L: OK, y hoy no recibís gente vos. O sea sí recibís gente pero no es que vienen tus amigos a comer con vos.

P: Mirá, es muy loco porque así como dije al principio qué le diría a la nena de 17 años, cuando yo tenía 17 y hasta cuando era más chica esto de que tenía muy adentro esto de que quería hacer un lugar para recibir gente, agasajar y ser yo la anfitriona pero como que muy adentro yo tenía algo que decía tengo que ser una marca más allá del lugarcito. Como que sentía que tenía una idea de una marca mágica. Como eso que para mí es Pani que es una marca mágica, porque Pani es Pani y no es un restaurante, no es… Es un montón de experiencias que rodean el encontrarse en un lugar a tomar un café.

L: Dejame hacer un experimento. Chusmeo un poco de vuelta el Instagram de Pani y me llamó la atención los comentarios, de hecho me pareció haber visto un comentario recién en LinkedIn parecido. ¿Qué les dirías a tus fans? Primero: ¿qué dicen tus fans habitualmente?, ¿qué es lo que te gusta que digan?, que escuchás habitualmente.

P: Para mí lo más lindo es que reconocen que Pani en Argentina marcó como un algo, como que realmente fuimos los primeros en plantear este tipo de lugares donde la comida no porqué tiene que ser, el plato no tiene porqué ser chiquitito, la porción de torta no tiene porqué ser chiquitita. 

L: Que el lugar no tiene porqué ser aburrido.

P: Aburrido… Para mí Pani fue el primero en eso y después tuvimos muchas copias, pero para mí Pani… y eso los fans lo reconocen. 

L: ¿Qué les dirías a ellos?, ¿te gusta que te aplaudan?

P: Sí obvio gracias, es como mi sueño. Antes de abrir el primer local me imaginaba, me iba a dormir todos los días pensando quién va a ser la persona que entre, ¿va a entrar alguien al local? Entendés, como que tenía esa ilusión. Y de repente hoy tengo fans de la marca reales, es increíble.

L: Ese primer local, me acuerdo también de cosas mías, pero ¿tardaste mucho entre que tomaste la decisión y abriste el local? Entre alquilar el local y abrir el lugar.

P: Lo compré, ese local lo compré. 

L: Ah, estás loca.

P: Sí, estoy muy loca aparte en esa calle el primer local que es en Nicaragua y Dorrego, y en esa calle, en ese momento, hace hoy casi diez años no había nada. Había solo un local que se llamaba Oui Oui y después no había nada más. Y mi hermano el día que lo compro me llama a la noche y me dice vos estás loca, que por esta calle no pasa nadie, que estamos en pleno Palermo Hollywood y de acá a cuatro cuadras hay un montón de gente. 

L: Ese Oui Oui sigue.

P: Sí, y en esa cuadra hoy hay diez o quince restaurantes. Birkin, Starbucks, Williamsburg, hay como diez restaurantes en la misma cuadra.

L: Estamos ahorrando para comprar un departamento, ¿vos nos ayudás a elegirlo?

P: Obvio.

L: Bien, bien, me gusta. 

P: Soy para la inmobiliaria…

L: Ah tengo que hablar al micrófono, no entiendo las señas todavía perdón. Empezamos de vuelta porque seguramente no se escuchó nada de lo que dije. Perdón. Es una charla… perdón. Volviendo entonces, compraste el local, ¿cuánto tardaste entre la compra…?

P: Un año. 

L: Esa persona, ¿quién fue el primer cliente, te acordás?

P: Sí, me acuerdo que entró una primer clienta. El primer día tuve quince clientes, y la primera fue una clienta que le regalé… tipo que entró y tipo le dije tomá, es mi primer día, tomá todo y no sé cómo cobrarte. Después vino el papá de un amigo con un amigo, tipo vinieron ellos dos a tomar un café, después vino una amiga mía con sus compañeros de trabajo y después vinieron dos personas más por ahí a la tarde, quince personas. 

L: ¿Cuántos cubiertos servís en un día?

P: Uh me estás matando.

L: Porque está lleno todo el tiempo.

P: Mando un mensajito y te lo respondo después.

L: No, pero aparte es lindo que no lo sepas porque cuando empezaste lo sabías y cuando empezaste estabas arriba de las cosas todo el tiempo.

P: Todo.

L: Ahora fuiste formando gente, tenés a Pablo, tenés a otra gente que probablemente lo sabe; no necesitás saberlo.

P: Tienen el minuto a minuto más o menos. 

L: Imagino deben ser insoportables. Hacen F5, yo hacía F5, a ver la venta, como si fuera a cambiar algo por verlo o no verlo. ¿Quérés preguntar algo Dani?

D: Quería leerle a Pani acá un mensaje de una fans, porque hablando de las fans, Anabel dice Pani sos lo más de lo más, te merecés todos los éxitos. Fijate cómo en LinkedIn, están en todos lados…

P: Es increíble. Le tengo que dar más bolilla al LinkedIn porque saben que no le doy bolilla.

D: Yo tampoco, es re aburrido. Vos y yo sabemos que LinkedIn es la red social más aburrida del mundo, aguante Instagram.

P: En Instagram la tengo pero LinkedIn no la sé usar, Anabel gracias. Ese tipo de mensajes que son los que recibo en Instagram y sí me emocionan, es no sé, hay gente que sin conocerte te conoce. Es increíble.

L: Aparte tu negocio…

P: Eso, me dejo conocer a partir de mi negocio.

L: Tu negocio habla mucho de vos, no estás haciendo algo frío que no dice nada.

D: A ver, entrar a un Pani es conocer a Pani. O sea cada detalle, cada cosa la refleja. Tiene una especie de magia y se nota todo elegido y los detalles. ¿Cómo estás en tantos detalles Pani?, ¿cómo hacés?

P: No sabés lo loca que me pongo cuando veo que un detalle no está…Yo estoy en los detalles.

L: Y vos sos el diablo…

D: Se nota…

L: Bueno, en verdad no vamos a hacer un corte ahora, lo que vamos a hacer es comer. No aguanto más muchachos, les pido disculpas a todos los LinkedIn videntes, radio oyentes, como se llame. Volvemos en dos minutos, estamos en No Puedo Creer que me Hagas Escuchar la Radio entrevistando a Pani Trotta con Daniela De Lucía, Leo Piccioli, nos pueden encontrar siempre en mi LinkedIn, y a Dani en Instagram @danieladlucia. Nos vemos, nos escuchamos en minutos.

Hola, hola, hola. Mientras Daniela muestra en LinkedIn en la cámara la porción increíble de rol de canela que estamos comiendo seguimos. Vos no estás comiendo…

P: No chicos, ya…

L: Tuviste tu cumpleaños ayer, ya lo decías recién. Estamos en No Puedo Creer que me Hagas Escuchar la Radio, o como Pani acaba de aclarar, no puedo creer que me hagas venir al centro. Con Daniela De Lucía entrevistando a Pani Trotta hablando de ella como emprendedora, de su carrera, de su negocio. Y hay una pregunta acá que acaban de hacer que a mí no me gusta mucho hacerla porque para mí, yo trato de que este programa no hable del día a día pero a veces es enriquecedor. Me gustaría saber, para los que están escuchando en otros países, estamos en Argentina. Argentina es un país especial, especial, como Manolito, somos raros, somos distintos, con lo bueno y alguna cosita mala que puede tener eso pero es especial. Quería saber cómo lidia tu negocio y vos como empresaria con lo que pasa en un país tan especial como Argentina.

P: Estamos viviendo una situación difícil y este año fue particularmente difícil. Tratamos de sobrevivir por lo que nos gusta hacer, la verdad este año fue muy complicado para el negocio. Complicado primero porque muchas veces hay productos que no podemos vender porque ni siquiera los recibimos porque los proveedores no saben qué precio ponerle y entonces nosotros no podemos producir porque hay productos que no recibimos y si no vendemos no tenemos completa nuestra carta y la gente se queja. 

L: A ver, ¿se cierra el circuito en donde la gente termina entendiendo que tal vez la carta no está completa porque no puede estar completa? 

P: Yo creo que hoy, hoy, yo creo que sí, pero recién hoy que se nota que la situación está bien complicada pero muchas veces no y es entendible también porque yo soy cliente y quiero ir a un lugar quiero que me vendan lo que…

L: Más aparte el desafío que tenés es que vos no tenés un lugar de comida barata, al paso, rápida.

P: Aparte eso.

L: Vos tenés una experiencia. 

P: Exactamente, eso también pasa. Que tengo productos que yo amo, que los clientes de Pani aman pero yo los tengo que cobrar fortuna si los quiero vender. Yo tuve que sacar un montón de tortas porque los precios se iban muy altos y por no poner un precio alto en la carta que impactara directamente a la percepción del cliente decidimos sacarlos, pero cuando los sacamos obviamente tenemos a los amantes de esos productos, yo me incluyo eh, porque yo digo… Yo fui la primera que dije no, quiero todas las tortas y tenemos a los amantes de determinado producto que nos dicen quiero que vuelva, quiero que vuelva. Pero si vuelve va a ser muy caro. Entonces para mí es de las decisiones más difíciles que tengo que tomar y yo, nosotros decimos que queremos darle todos los gustos a los clientes, como que realmente sentimos que tenemos clientes caprichosos a los que queremos mimar. Nosotros disfrutamos de ese mimo, para nosotros decirles que no hay algo o que no lo tenemos más es terrible.

L: Ahora estás en un país raro, con estas cosas pero me dijo un pajarito que estás como por abrir una tienda en Plaza Houssay.

P: En Plaza Houssay, sí, con un concepto nuevo, está buenísimo. 

L: ¿Me contás un poquito?, quiero saber. Plaza Houssay es una plaza, es una manzana entera enfrente a la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Económicas, Facultad de Medicina, Odontología, un hospital. Yo estudié ahí y era una plaza horrible, estudié cinco años en esa universidad y nunca crucé por el medio de la plaza, siempre fui alrededor. Y por algún motivo ahora pasé hace poquito y vi que estaban haciendo algo en dos niveles.

P: Sí, están haciendo una super obra, van a abrir unos cines, no quiero mentir no estoy segura si ya abrieron o no, y va a ser un paseo muy lindo con varios, varias propuestas gastronómicas chiquitas con un patio compartido de mesas y todas propuestas para take away, para comida al paso.

L: Tipo bandejeo.

P: Bandejita sí.

L: Estás como reinventando el modelo porque ahí perdés parte de la experiencia y control de la experiencia.

P: Hacemos otra experiencia. 

D: Para llevarse la experiencia, para vivirla en otro lado, no en el local.

P: Exacto pero no queremos que deje de ser experiencia, entonces a este Pani le pusimos Pani to go y obviamente reconstruimos una nueva experiencia con un packaging hermoso, va a haber ensaladas, tartas, sándwich, bueno tortas más chiquitas.

L: ¿La sopa? ¿Cuál era la sopa tan rica?

D: Las sopas, nos encantaban las sopas, sí.

P: En invierno hacemos sopas.

D: Somos fanáticos. 

L: Bueno entonces van a hacer un Pani to go, perfecto. Además de eso hiciste otra locura el año pasado, las crocakes.

P: Las crocakes.

L: ¿Qué filtro ponés cuando se te ocurre una locura? Perdón que hable así como locura. Se te ocurre quiero hacer un food truck de croquetas.

P: Sí.

L: Lo digo y te estás riendo, quiero que lo sepas. ¿Qué filtros ponés como emprendedora, como empresaria para tomar la decisión de convertir una locura en acción? Porque se te deben ocurrir mil locuras.

P: El filtro es Pablo claramente. 

L: Tenés ahí como los dos hemisferios: un hemisferio creativo y un hemisferio ejecutor.

P: Yo la locura la tiro, después si me dicen que sí… Primero voy con la locura, sí porque uno se piensa que es una locura y por ahí después no es tan locura. Para nosotros era una locura abrir en Miami y en pocos meses vamos a abrir en el Aventura Mall que es uno de los shoppings más transitados no sólo en Miami sino en Estados Unidos.

L: Allá estás, te debe haber pasado en Paraguay y en Perú, pero allá estás compitiendo con una liga, son competidores totalmente distintos. Hay otro competidor que es Cheescake Factory que también está en el Aventura Mall.

P: Está en el Aventura Mall, sí competidor directo va a ser.

L: Destruilos.

P: Yo estoy así, ¿por dónde ataco?

L: Es que es una propuesta re distinta porque vas a seguir manteniendo el tema de la experiencia. Una cosa que me llama la atención de la gastronomía es que más y más la gente va a un bar, a un restaurante, o Pani, a pasar el rato: a trabajar, a conversar, a estar. No necesariamente a consumir, entonces como que se empieza a hacer una intersección, un match con los espacios de coworking que cobran por hora.

P: Bueno el concepto de Starbucks, de hecho que está re bien definido, ellos se quisieron parar en el tercer lugar, que para mí no es ni la casa, ni la oficina. Como que uno es la casa y la oficina y este es el tercer lugar.  

L: De alguna manera vos también estás como compitiendo por ese espacio, tal vez es más agradable o para quedarse más tiempo, para consumir más cosas, pero también es un tercer lugar. 

P: La idea de Pani es que te puedas quedar, nunca me gustó el lugar que vas y estás pendientes del recambio de la mesa, para mí tiene que ser ese lugar que te sentís cómodo, como en el living de tu casa y que te puedas quedar. En Pani hay veces que veo yo en los locales, mismo que hay profesores de inglés que están dando clases, se reservan todo un día y van y dan clases. Pasan cosas espectaculares en cada local.

L: Ahora no sé si es verdad pero a mí me parece que todo el mundo tiene dos sueños: publicar un libro y abrir un restaurante.

P: ¿El de abrir un restaurante también era?

L: ¿Sabés lo que pasa? A mí me pasó con los artículos, yo escribía y me decían debería publicar un libro y yo ya había publicado uno en secreto, en verdad no lo publiqué en secreto, publiqué uno antes que me fue tan mal que digo que es en secreto pero yo sabía que publicar un libro era difícil y de hecho a mí me gusta cocinar: ah, debería hacer un restaurante. Y es un despelote un restaurante.

P: Es un despelote, ni te cuento diez.

L: ¿Qué le dirías a toda esta gente que hace un plato maravilloso y alguien que lo quiere le dice deberías poner un restaurante?, ¿debería poner un restaurante?

P: Ah… eh… qué difícil, porque por ahí digo al primero que no pero por ahí es sí. Yo creo que debería poner un restaurante siempre y cuando tenga el plato pero aparte de ese plato, como que si tiene un plato que le encanta y a partir de ese plato dice yo por este plato voy a abrir un restaurante, que ese plato cuente una historia de todo, y a partir de ese plato que abra ese restaurante pero que el restaurante sea consistente en todo. Como que para mí el secreto de la gastronomía y del éxito o no de abrir un restaurante está en que todo lo que pasa adentro de un restaurante tiene que ser coherente con el producto que ofrecés. 

L: OK, OK, que es algo que no pasa habitualmente.

P: Y no siempre es location, location, location. Yo decidí hacer mi primer local en donde no había nada. No es location.

L: Claro, está buenísimo. Ahora entre los desafíos no culinarios de un restaurante, a mí siempre me asustaron con te tenés que despertar a las cinco de la mañana para hacer las compras, el personal tiene demasiada rotación, no sé qué otras cosas, tenés que pagar impuestos y con lo que odiamos pagar impuestos. Un montón de cosas que hacen que el restaurante cierre, yo veo no sólo en Buenos Aires, el negocio de los restaurantes es un negocio de mucha rotación. ¿Qué es lo más importante si alguien quiere abrir un restaurante, qué debería aprender más allá de crear una experiencia coherente y contundente?

P: Mirá, el rubro es difícil yo creo que como todos los rubros, en lo que uno hace lucha día a día con cosas que no le gustan y cosas que sí, ahora cuando hay una pasión por lo que se hace, y es realmente lo que tenés y lo que querés mostrar lo que gana es eso. O sea hoy obviamente mi empresa creció, se convirtió en una empresa, en una compañía y tengo un equipo en el cual me apoyo y me puedo dar gustos como hoy me voy a las cuatro y media de la oficina y puedo irme y llegar a mi casa para estar jugando con mi hija a las cinco de la tarde, pero yo al principio laburaba veinte horas por día y estuve dos años así; un montón. Lo que me ganaba era la pasión, era pero yo esto no lo cambio por nada, es eso. Lo único que puede ganar a todos los bajones que tiene el rubro es la pasión y el defender eso que uno apuesta a que está buenísimo. 

L: Estoy tratando de buscar la pregunta que más incómoda te ponga.

P: Perdón, te quiero completar algo más…

L: Dale…

P: Y esto de defender lo que para uno está buenísimo y lo que para uno, yo todavía no llegué a eso que me imagino para Pani entonces como que sigo buscando esa zanahoria que me voy poniendo. Para mí Pani tiene para llegar a más. 

L: ¿Qué es lo que te imaginás?

P: Para mí, yo quiero que Pani sea una marca reconocida a nivel mundial. Para mí tiene el potencial para serlo y a mí me encantaría llevar a Pani como marca argentina al mundo. 

L: Acá viene mi pregunta molesta. Cuando hiciste el comentario de que como que abriste un mercado, un negocio, una tendencia, ¿no?, con tu primera tienda, me pareció notar que no sé si hiciste el comentario o yo lo sentí, que otros te copiaron y que está mal copiar.

P: Un montón.

L: OK, mirá, tenés un micrófono, tenés miles de millones de personas escuchándote, seguro que están tus tres o cuatro competidores principales que no los voy a nombrar pero están, ¿qué les dirías a tus competidores? Un consejo tal vez le podés dar. 

P: No, sí…

L: Lo logré, la dejé sin palabras…

P: Para mí no hay que mirar al costado, para mí siempre uno tiene que mirar adelante. Lo que más me molesta en la copia es eso, como que está mirando siempre lo que estás haciendo. Yo por suerte, y nadie que trabaja conmigo no estamos mirando lo que está haciendo el otro, estamos mirando lo que estamos haciendo nosotros.

L: Pero si un competidor tuyo hace algo buenísimo, ¿no te gustaría copiarlo?

P: Digo pucha, por qué no se me ocurrió a mí y puteo.

L: Pero está buenísimo, te baja los gastos a la mitad, o te aumenta la venta.

P: Obvio me encantaría pero digo se me tiene que ocurrir otra cosa y me parto las pestañas para ir por otra cosa.

L: ¿Sos autoexigente no?

P: Recontra, re…

L: Con esta pregunta le doy un poco pie a Dani para que te torture ella…

D: Sí, a ver, me encanta esto que Pani está en todos los detalles. Se reconoce autoexigente y creo que se quiere diferenciar de la competencia y tiene una visión propia que creo que eso es lo que le falta a la gente que copia o que mira para el costado para sacar alguna idea. Pani, ¿si fueras un postre, qué postre serías? Porque sé que te gustan los dulces, entonces ¿qué postre serías? 

P: Se me vino a la mente, lo primero que se me vino es un lemon pie un poco por lo ácido pero combinando el empalague.

D: Y lo dulce…

P: Obvio.

D: Eso rico, y que el lemon pie bien hecho es imbatible.

P: El punto justo entre lo dulce, lo empalagoso y lo ácido. 

D: ¿Cuál es tu palabra preferida?

P: Oh no sé, nunca me la puse a pensar.

D: Son esas preguntas que hago yo a los invitados, esta es la parte de la tortura señores.

P: Me las tendrías que pasar antes. Ahora así de una te digo torta.

D: Me gusta, está buenísimo, que es a lo que te dedicás y es tu misión. Otra palabra que a ver, yo la veo cuando entro a cada local es magia. Quizás no es la que te salió primera pero es la primera que me sale a mí cuando entro a un local de Pani.

P: Sí.

D: Magia porque me siento entre unicornios, entre el sillón más cómodo del mundo, entre la torta más rica que comí, digo pará, esto es el cielo. Pani, ¿libro preferido?

P: Y ahora te puedo decir que es el mío. Se llama la Vida es rica.

D: Qué bueno, ¿de qué trata el libro? Pani, contanos.

P: Cuenta un poco, cuenta mi camino de emprendedora. 

D: Tu historia.

P: Mi historia.

D: Desde chiquita, cómo nació Pani ahí. ¿Es verdad que es un apodo que te puso tu hermano?

P: Sí. Me lo puso mi hermano cuando era muy, muy chiquita y lo odiaba al principio, lo odiaba.

D: Mirá, un visionario, creó una marca.

P: Sí, pero después fue el mismo que me dijo cuando compré el primer local, me dijo, ¿acá?, que no pasa nadie.

D: Cómo los demás opinan acerca de todas las decisiones que tomamos, es increíble. Me encanto esto, cuando Pani dijo: no escuchemos tanto a los demás porque terminamos teniendo las creencias que tienen nuestros seres queridos. Si te digo esta frase decime verdadero o falso. “Somos la media de las cinco personas que tenemos más cerca y con las que pasamos más tiempo”. Somos el promedio de las cinco personas que tenemos más cerca y con las que pasamos más tiempo…

P: Sí, verdad.

L: Y automáticamente empezaste a hacer la cuenta…

D: Quiénes son…

P: A ver las cinco personas.

L: Y a ver quién te suma y quién te resta, ¿no?

P: Sí, totalmente.

L: Es horrible…

D: Quién promedia para arriba y quién promedia para abajo.

P: Sí.

D: Interesante, bueno Leo, te doy un poquito la palabra.

L: Aparte fue estratégico porque no sé si notaron que me comí un cuartito de rol.

D: Sí, super oportuno, ahí te ví de nuevo con ganas de hablar, largaste el rol de canela y querés seguir, agarra el micrófono de nuevo.

P: Complicada, con lo de la palabra preferida me dejó.

L: Es una bruja, parece buena, yo me hago el malo pero ella te sonríe…

D: Son preguntas para pensar en uno mismo, son para conocerse cada día un poco más.

P: Re, linda pregunta.

L: Re coach, es como que es coach todo el tiempo. 

P: Es coach.

L: Todo el tiempo, tu marido debe decir bueno, mi mujer es cocinera todo el tiempo, o sea…

P: Mi marido es locutor y actor todo el tiempo.

D: Qué divertido el show, ¿no?, todo el tiempo.

L: Un día lo vamos a traer a tu marido pero que no hable como él.

P: Sí, no que hable como todos los demás.

D: Por favor.

L: Ya va a llegar. A ver, por lo menos desde mi punto de vista abrir una tienda en Miami es como la cosa más loca que podrías hacer. Suena como absurdo, desafiante. Estás a punto de, ¿en unos meses?

P: Sí.

L: Dijiste que la vas a abrir.

P: Sí, espero que sean cuatro meses y no más.

L: Dos preguntas, ¿es verdad que vas a sortear un pasaje para todo un avión para oyentes de este programa?

P: Qué presión, le tengo que preguntar a Pablo. 

D: Le encantaría, a Pani le encantaría.

P: Nos subimos todos.

D: Un avión con forma de unicornio y todos yendo a Miami, Pablo es una re linda idea.

L: Me quedo pensando, la comida de los aviones suele ser tan aburrida.

P: Sí, sabés lo que me gustaría: que haya comida en los aviones, Pani obvio, me encantaría.

L: Por lo menos en los aeropuertos para tener el Pani to go.

P: Está en la cabeza…

L: El plan de expansión.

D: Ya está soñado, ya está planeado. Si está soñado, está casi hecho. Qué lindo.

L: Pablo dice que no pero bueno… Yo tengo un lado Pablo, quiero que lo sepas. Estás trabajando en este local de Miami, es una cultura distinta, aunque de hecho me recuerda a cuando yo trabajé en Brasil pensaba que como conocía Viena, había ido muchas veces y la cultura era igual…

P: Cuando vas seguido te vas dando cuenta que cada vez es más diferente.

L: Que no, totalmente entonces Miami, sí, fuiste a Miami a Aventura Mall, me contás y me acuerdo que debe ser…

P: Hay muchos argentinos… No…

L: ¿En qué estado está ese proyecto ahora? Digamos ya tenés el local elegido, estás definiendo.

P: Ya está el local, el proyecto ya lo tiene una constructora y estamos esperando a que se aprueben todos los papeles.

L: Los permisos.

P: Claro, los permisos para empezar a construir que será en un mes aproximadamente a que empiece la obra.

L: Acá me sale el lado Pablo: ¿hiciste estudios de mercado y ese tipo de cosas para entender si tu propuesta puede funcionar en un mercado tan distinto?

P: No hice un estudio de mercado pero sí me hicieron en realidad a mí un estudio de mercado de cuando el Aventura empezó a mirar mi marca, vinieron acá y como que me estudiaron.

L: Ah mirá ellos ponen un filtro para cuidar su portfolio.

P: Sí, no es que yo digo voy al Aventura Mall y llamo y ya. No, primero me castinearon.

D: Ya es un reconocimiento estar en el Aventura Mall. 

P: Es re importante.

D: Wow, bueno felicitaciones. 

P: Gracias.

L: Qué interesante, y la carta va a ser en general parecida con estas diferencias.

P: Va a ser muy parecida y va a tener sí, muchos platos nuevos.

L: ¿Pero vas a llevar el dulce de batata?

P: Lo voy a llevar, obvio. Primero a Miami y después a otros lugares…

L: Decilo, dale… ahora decilo. ¿Si te va bien en Miami cuál es el próximo paso?

P: New York, Los Ángeles, nos interesa.

L: ¿Vamos a destruir Magnolia Bakery?, y tantos otros…

P: No queremos decirlo pero vamos a ir a plantear bandera obvio.

L: Magnolia Bakery, Pani is coming…

P: Is coming…

L: Sí, están muertos de miedo, en este momento están escuchando el programa seguramente acá en vivo. Acá alguien acota está en Lima. Ya tenés clientes en Lima, y alguno me joroba: cada vez te gusta más la cocina Leo.

P: Eso es espectacular, lo que pasa por ejemplo en Lima, yo tengo un socio ¿no?, y mi socio, que mi socio vive en Miami, y trabaja con gente de Lima y le dice bueno, pero tengo que viajar a Buenos Aires, tengo una reunión con Pani. Dice: Pani, ¿el lugar de tortas de Lima? Como que nada que ver, y hace un año que abrió ese local y es increíble como que ya se reconoce.

D: Wow.

L: Lima hoy es como una capital gastronómica por lo que tiene chapa, tiene relevancia estar en Lima, ¿no?

P: Re, es la capital gastronómica.

D: Se come muy bien en Lima. 

L: Tenemos que ir.

D: Sí, claro que sí.

L: Yo voy a inaugurar, ¿vos querés hacer alguna pregunta más a Pani?

D: No, seguí, hay tres minutos…

L: Te voy a regalar veinte segundos, ¿querés preguntarnos algo a nosotros o querés torturarnos? 19 segundos, 18, 17…

D: La venganza…

P: No, no. Sí, ¿qué consejo me darían ustedes a mí? A Leo: ¿qué consejo me daría a mí como profesional?, y a Dani en lo personal en lo que es el desarrollo del liderazgo de una empresa.

D: Bien, bueno mi consejo es que sigas soñando, que sigas apostando a tu visión y que nada te limite, y que puedas tener un Pablo con quien negociar y que te baje un poquito a la realidad pero que nunca negocies tus sueños y que sigas adelante, y que te banco hasta el infinito; eso.

P: Genia.

L: Me robaste, lo voy a decir mucho más feo, ¿no? Mi consejo es bastante parecido, yo te diría…

P: Ese sería el consejo de Pablo, acá estamos escuchando.

D: Es re Pablo, Pani entre nosotros, es re Pablo… Yo, todo el tiempo me tengo…

L: Van a haber Pablos acá que lo van a considerar un insulto, Pablo bueno, Pablo buena persona. Yo lo que diría es describí esa imagen final de como dijiste, dominar el mundo con Pani, describila, dibujala, diseñala, tenela ahí y porque te van a venir un montón de embates de Pablos y de otros actores, y de la mala suerte, y de miles de cosas que van a ir en contra de eso y durante bastante tiempo vas a tener que nada, insistir. La otra cosa que te diría es también preguntate si realmente querés eso. Porque a veces perseguimos crecer cuando en verdad lo que queremos es ser felices. Y crecer no siempre nos da esa felicidad, a veces podemos ser felices con quinientos locales y necesitamos mil. 

D: No te digo Pani que estoy viviendo con un Pablo, esto es terrible. Pero ser felices es crecer también, yo ahí te re banco, es crecer y es soñar. Así que vamos por más crecimiento y por más sueños.

L: Buenísimo, bueno vamos a terminar con el programa.

P: Gracias.

L: Eliana, alias Pani, gracias Pani. Como si alguien no lo escuchó antes es la inventora, creadora de una cadena de Panis que de afuera parecen restaurantes pero son livings donde se come bien y hay en varias ciudades de Latinoamérica ya y dentro de poco en Miami. Somos Daniela De Lucía la que pueden encontrar en @danieladlucia en Instagram, y Leo Piccioli en LinkedIn. Muchas gracias.

D: Gracias Pani.

P: Gracias.

D: Gracias totales, besito.

P: Gracias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *