Yo, Gary y Mi Otro Yo S03E17

-¡Quiero comprar los New York Jets y después ganar todos los campeonatos con ellos! Para eso me esfuerzo tanto, para eso trabajo, para eso me deslomo.

Gary Vaynerchuk está siempre acelerado, transmite mucha energía y se expone todo el tiempo.

“Está loco o drogado”, es lo primero que pienso cada vez que lo veo. Pero cuando lo escucho hablar de su objetivo -1600 millones de dólares cuesta ese equipo- siempre siento admiración. Está motivado, hace lo que hace con un objetivo. Puede gustarme o no, pero es coherente.

Vi un video suyo en la semana en la que preparaba mi artículo número cien, un momento especial. Es inevitable, cuando llegamos a números redondos queremos parar la pelota y evaluar. No sé si todos notan la arbitrariedad: si usáramos un sistema hexadecimal, sería mi artículo 64; y en uno binario, en donde la mitad de los números son redondos, 1100100. La otra mitad son flaquitos.

Revisemos nuestras convenciones periódicamente; el mundo cambia, ellas deben acompañar.

Vivir con propósito

Ya ni recuerdo cuándo lo puse, solo me acuerdo de la reacción de Susana Von der Heide cuando lo vio: “Leo, me encantó que tengas un propósito y que lo quieras compartir así”. Le había llamado la atención en mi perfil de LinkedIn, “Ayudar a otros líderes a liderar mejor”.

Dado que éste es mi artículo 1100100, me parece una excelente oportunidad para hacer introspección y evaluar cómo vengo con mi objetivo. Y como la idea nació de Gary V, voy a exponerme un poco y hacerme una autoentrevista:

-¿Sos líder? -me pregunta el Leo inquisidor.

-¡Justo esa pregunta! No busco ser un líder, pero creo que lidero. Me parece que logro influir positivamente en algunas personas, mientras persigo mi visión -responde el Leo generoso.

-¿Pero sos buen líder? -insiste el malo.

-No me considero un gran líder. Tengo algunas cualidades buenas y otras, no tanto. Tal vez el problema fue que no siempre disfruté algunas de las cosas que tiene liderar y quizás eso me llevó a ser mejor observador. Y ahí creo que me destaco: por mi formación, experiencia y curiosidad, veo patrones, símbolos y costumbres que otros no notan.

Secreto para entrevistas: escuchá la pregunta y llevá la respuesta hacia donde quieras.

-¿Por qué elegiste “Ayudar a líderes a liderar mejor” como propósito?

-¡Qué buena pregunta, gracias! -el Leo generoso, con él y con los demás, no se rinde-. ¿Te acordás de la Blackberry que tenías hace ocho años? ¿Ésa de la que dijiste “Nunca voy a dejar de usar su teclado”? Bueno, alguien en 2007 dijo que era una porquería, que parecía una máquina de escribir de bolsillo. Y, por eso, hoy Blackberry como empresa casi no existe. El mundo está cambiando cada vez más rápido. Y el liderazgo se está quedando atrás. Estoy convencido de que -si queremos ser felices- el liderazgo tiene que evolucionar muy rápido, mucho más de lo que lo viene haciendo.

Sin abusar, agradecer una pregunta construye empatía con el entrevistador. Y da tiempo para pensar.

-¿Por qué vamos a ser más felices si el liderazgo evoluciona? -el Leo inquisidor tampoco se rinde.

-Si fuera yo, preguntaría al revés: ¿Seguir así nos va a hacer felices? Sin duda, no. Todo está cambiando, hay patos negros para todas las tareas, puestos, sectores y empresas. Más allá del perjuicio económico, nos vamos a frustrar, vamos a sentir que perdimos el tiempo.

-Ayudar a otros es un propósito loable…

… ¿Me querías preguntar algo?

Si no te están preguntando, no estás forzado a responder.

-¿Seguís eligiendo el mismo propósito?

-Sí.

-¿Estás siendo consistente con él?

-Publiqué artículos buenos y artículos no tan buenos (eufemismo para “malos”). Siempre lo hice con la misma intención: ayudar. Intenté compartir lo máximo que podía, tanto que publiqué en un libro lo que algunas editoriales me dijeron que podría estirar a varios. Con mis conferencias también, siempre doy lo máximo que puedo, tanto en contenido como en forma. Un caso particular fue el curso de “Buscar Trabajo es un Trabajo”. Surgió cuando me cansé de ayudar de a una a las personas que me pedían consejo. Tenía dos opciones: ignorarlos o automatizar; hacer como las empresas, que ignoran al cliente que no viene a comprar, o darle valor igual. Elegí automatizar el valor, para poder escalarlo. Creo que sí, que estoy siendo consistente con mi propósito.

-Pero, ¿estás logrando tu objetivo de ayudar a otros líderes a liderar mejor?

-En cada artículo alguien me dijo “éste es tu mejor artículo”, por lo que deduzco que ayudé en todos. El libro viene teniendo buenas respuestas, creo que también ayuda. Y en mis conferencias, en general, también los asistentes me dieron buen feedback. Obviamente que no ayudo a todo el mundo; pero, mientras agregue valor a algunos, estoy feliz. En otras palabras, sí, lo estoy logrando.

-¿Tuviste algún momento en que quisiste abandonar todo el plan y volver a una empresa?

-Casi. En el primer semestre de 2018 hubo algunos bajones en la demanda de conferencias. Confieso que en un par de momentos me asusté. Reaccioné de dos maneras, una positiva: le puse más empeño a lo que hacía. La parte de mí que estaba convencida de mi plan quiso insistir. Confiaba en la idea original: dar valor constantemente es la mejor campaña de marketing.

-¿Y alguien quiso desistir?

-Sí, la negativa… Esa parte de mí tuvo miedo: en alguna cotización bajé el precio, algo que siempre desaconsejo. Por suerte, no me la aceptaron y confirmé que el precio no es un factor de decisión tan importante como solemos creer.

-Si viajaras en el tiempo y le dijeras a un Leo de 15 años que, dentro de 30, va a dar conferencias y escribir, que su propósito va a ser ayudar a otros líderes a liderar mejor, ¿qué le habrías contestado?

-“Estás totalmente loco, voy a estudiar mucho y dedicarme a eso. Soy introvertido y no me interesa el liderazgo”. La verdad, tampoco me interesaba el papel de fax y otros productos de oficina, y me dediqué a eso 18 años.

Los planes de vida son necesarios, así como es necesario romperlos para hacer otros.

-¿Qué decisiones estás tomando en caso de que la economía en tu país se desacelere o entre en recesión?

-¡Jajajaja me leés la mente! Justo estoy trabajando en eso. El desafío es que las empresas y personas cuidarán más el gasto y, probablemente, pospondrán inversiones. Mis artículos, todo lo que produzco gratis, va a ser más atractivo. Antes de que me preguntes, no, no me imagino una forma de cobrarlo. Así que seguramente seguirán gratis. Pero mis conferencias probablemente tengan menos demanda. Entonces estoy pensando alternativas porque, como bien sabés:

Retroceder nunca, bajar el precio jamás.

-¿Cuáles son esas alternativas?

-Una de ellas surgió de una consulta que me hicieron hace poco: cuando alguien quiera una conferencia y no pueda pagarla, le voy a ofrecer un video especialmente desarrollado para esa empresa, incluso respondiendo preguntas, para que puedan usar en sus eventos, a un precio mucho menor. ¿Qué te parece?

-Sos un genio. Te admiro.

El Leo generoso ganó, contagiando al otro. Por dentro pensaba, “Excelente, Smithers”.

¿Te admirás?

Casi terminando esta entrevista, me mandó un fax Gary Vaynerchuk, aclarando un tema sobre su objetivo de comprar los New York Jets:

No me interesa llegar a la cumbre, lo que me interesa es el camino.

#Para enterarte de mis artículos, podcasts y videos (y no depender de algoritmos) podés recibir un mail cada domingo. Si querés mi libro, buscalo en http://www.soysolo.com.ar

Desde ya te agradezco que compartas por cualquier red o medio. Incluso impreso 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *